Embarazo y fisioterapia: ejercicios para embarazadas

Foto del autor
Written By irefisioterapia

Una de las preguntas más comunes que hacen las mujeres embarazadas es si el ejercicio es seguro durante el embarazo o no. El embarazo es una época de tremendos cambios musculoesqueléticos, físicos y emocionales, pero podemos mantener nuestro bienestar haciendo ejercicio con moderación. Los ejercicios juegan un papel importante siempre que su embarazo sea saludable y no tenga complicaciones de salud. Hacer ejercicio durante el embarazo no aumenta el riesgo de aborto espontáneo, bebés con bajo peso al nacer o parto prematuro. Si bien el ejercicio es seguro, siempre debe consultar a su fisioterapeuta antes de hacer ejercicio. El ejercicio no es aconsejable durante algunas complicaciones como presión arterial alta, problemas cardiovasculares, placenta baja, embarazo de trillizos o mellizos o cuello uterino corto.

¿Por qué debemos hacer ejercicio durante el embarazo?

El embarazo, que dura 40 semanas desde la concepción hasta el parto, se divide en tres trimestres. Hay cambios característicos durante cada trimestre. Se producen cambios considerables en el cuerpo de una mujer a medida que avanza su embarazo. Los cambios pueden ser:

  • Aumento de peso en el embarazo.
  • Los órganos aumentan de tamaño.
  • Cambios posturales y de equilibrio.
  • Diástasis abdominal.
  • Dolor lumbar y dolor pélvico.
  • Venas varicosas.
  • Disfunción del suelo pélvico e incontinencia urinaria.
  • Flacidez articular.
  • Síndrome de compresión.

Beneficios de los ejercicios:

  • Mejorar la resistencia para soportar el trabajo de parto y el parto.
  • Previene el riesgo de diabetes gestacional.
  • Reduce la tensión de espalda y el dolor pélvico.
  • Reduce el estreñimiento y la hinchazón
  • Aumenta el nivel de energía
  • levanta el ánimo
  • disminuir la hinchazón
  • Reduce los calambres musculares
  • Ayuda a dormir mejor

fisioterapia durante el embarazo

Su fisioterapeuta utiliza técnicas de ejercicio para que se sienta más sana y fuerte durante el embarazo:

  • Técnicas de relajación y respiración: Las técnicas de relajación consciente le permiten controlar y lidiar con una variedad de tensiones impuestas por estar mentalmente alerta. Esto es especialmente importante durante el trabajo de parto y el parto, cuando hay momentos en los que la mujer debe relajarse y permitir que se lleve a cabo el proceso fisiológico sin tensión indebida en los músculos no relacionados.
  • Ejercicios aeróbicos: Los ejercicios aeróbicos ayudan a mantener su estado cardiovascular/pulmonar. Los ejercicios submáximos deben realizarse con moderación. Caminar, nadar, el agua o el ejercicio acuático y el ciclismo estacionario son beneficiosos. Los estudios han demostrado que en las madres que continúan con el ejercicio de resistencia hasta el tercer trimestre, sus recién nacidos tienen un estado de desarrollo neurológico ligeramente mejor además de la masa corporal magra.
  • Estiramiento (con precaución): Los ejercicios de estiramiento aumentan la flexibilidad y disminuyen la rigidez. Extensores superiores del cuello y escalenos, transportadores escapulares, rotadores internos del hombro y elevadores escapulares. Los extensores lumbares, los aductores de la cadera y los isquiotibiales y los flexores plantares del tobillo deben estirarse suavemente.
  • Fortalecimiento (baja intensidad): Los ejercicios de resistencia para los músculos apropiados de los flexores de la parte superior del cuello, los extensores de la parte inferior del cuello y la parte superior del tórax, los retractores y depresores de la escápula, los rotadores del hombro, los flexores del tronco, los extensores de la cadera y la rodilla y los dorsiflexores del tobillo deben administrarse a una intensidad baja.
  • Ejercicios abdominales y ejercicios para diástasis de rectos: A medida que avanza el embarazo, los abdominales se estiran demasiado. La verificación de la diástasis de rectos siempre debe realizarse antes de comenzar los ejercicios abdominales. Los ejercicios como levantamiento de cabeza, levantamiento de cabeza con inclinación pélvica, deslizamiento de piernas, ejercicios de inclinación pélvica, abdominales de tronco y levantamiento pélvico deben realizarse con cuidado.
  • Entrenamiento del movimiento pélvico: Estos ejercicios ayudan a fortalecer los músculos del suelo pélvico y por lo tanto ayudan a reducir la incontinencia urinaria (pérdida de orina). El ejercicio de Kegel se puede utilizar para fortalecer los músculos del suelo pélvico contrayéndolos durante 3 a 5 segundos. Relájese durante 3-5 segundos y repita la técnica de contracción-relajación 10 veces. También utiliza técnicas de contracción rápida para fortalecer sus músculos.
  • Se pueden usar medias elásticas para reducir la hinchazón.


NOTA: Bebe agua cada 15 minutos mientras haces ejercicio. Se deben realizar actividades que reduzcan el riesgo de caídas. Todos los ejercicios deben realizarse de forma segura y con moderación, pero debe consultar a su fisioterapeuta antes de hacer ejercicio.

Deja un comentario